“Pues no es cierto. Y para demostrarlo les comparto una a continuación, el GAMUT en el cual  encontrarán un análisis de los dos tipos y su conversión 

“Como puedes ver en la imagen anterior, hemos comparado diferentes espacios de color. Primero tenemos el rango de los colores visibles, luego el espacio mayor de Adobe RGB y por último, marcado con una línea negra, el CMYK.

El CMYK tiene a ser menos saturado, y por lo tanto cortará un montón de matices, especialmente en verdes y azules, de la imagen. Dicho de otra forma, al convertir un archivo a CMYK todos esos matices se perderán de las imágenes.

“Espero que así haya quedado claro por qué no es buena idea convertir una foto a CMYK. Y mi consejo es dejarla en RGB. ¿Por qué? Pues empezamos por la foto… Las fotos se toman en RGB. Puedes querer ponerla en Adobe RGB en vez de sRGB, pero seguirá siendo RGB. Y lo mismo para una imagen escaneada, es RGB. El origen de cualquier foto es en RGB.

Gracias a la impresión en hexachrome o procesos en cuatricromía es fácil entender que un archivo en RGB tendrá un gamut de color mucho más amplio,y nuestras imágenes RGB se imprimirán de forma estupenda logrando poder llegar a un mejor pantone y fabricar el color adecuado.